Mis viajes

La Ruta Mainumbí

Llevando la magia del cine a los rincones olvidados de Latinoamérica

Para mi segunda colaboración con Mutua Madrileña quería un proyecto con un fondo igual de emocional que Suraj, pero que contara con un componente lúdico y amable. El primer recuerdo feliz de mi infancia es aquel día en que fui al cine por vez primera. La película era ET, el Extraterrestre. Recuerdo cada detalle de aquella tarde lluviosa. Y pensé que sería hermoso dedicar un viaje a implantar ese primer recuerdo feliz a niños que normalmente no tendrían acceso a él.
La Expedición Mutua Madrileña – Ruta Mainumbí se prolongó durante nueve meses, en los que recorrí la distancia entre Buenos Aires y California, proyectando películas en lugares inverosímiles y donando motos, cedidas por Fundación Mutua Madrileña, a distintas ONG en situación de especial aislamiento.

 
  IR A LA WEB DEL PROYECTO
 

Vídeo final

 

Mapa del recorrido

 

El proyecto supuso un reto logístico: el traslado de la moto hasta América, el trazado de ruta en lugares especialmente inaccesibles, y el diseño de la tecnología que permitió la proyección de películas en HD con sonido aceptable en entornos sin electricidad. En total se recorrieron unos 26000km a lo largo de nueve meses, la mayoría de los cuales transcurrieron por la región tropical -desde Misiones, en Argentina, hasta México-. “Mainumbí” es el término guaraní para designar al colibrí. Tienes una explicación más detallada de por qué elegí a ese animalito en este enlace.

Material multimedia

   Vídeos de la Ruta Mainumbí

 

   Galerías fotográficas de enero, de febrero, de marzo, de abril, mayo, junio y de julio.

 

Proyecto Suraj

Los niños esclavos de los circos indios

Conocí la historia de la fundación Esther Benjamin Trust de la mano de su fundador, Philip, que se encarga del rescate de chiquillos comprados por mafias en Nepal y trasladados a trabajar en situaciones infrahumanas en circos itinerantes indios. La historia me cautivó tanto que decidí viajar hasta Nepal e investigar en los circos de India, patrocinado por Mutua Madrileña. El proyecto, en total, duró siete meses y se desarrolló a lo largo de 15.000 kilómetros. La moto empleada fue una Triumph Tiger Explorer bautizada Durga, nombre de una deidad hindú que se encarga de luchar contra la codicia y la maldad del hombre.

 
  IR A LA WEB DEL PROYECTO
 

Vídeo final

 

Mapa del recorrido

 

Al concluir este viaje, publiqué la novela de ficción “Malabar”. La escribí casi íntegramente en Kathmandú, destino final del proyecto, y cuenta la historia de un niño, Suraj, que acaba cautivo en un circo de Kerala. A lo largo de mi investigación visité gran cantidad de circos, grabando con cámara oculta pruebas de trabajo infrantil que pudieran ser empleadas en juicios por parte de la ONG británica Esther Benjamin Trust. Estas pruebas, y una generosa donación de Fundación Mutua Madrileña, han permitido reactivar el rescate de menores en India.

Material multimedia

   Vídeos de Proyecto Suraj

 

   Galerías fotográficas de la vida en Nepal, de una boda en el Himalaya, de la vida en las grandes ciudades indias, las cuevas de Ellora, la vida en India, en Pakistán, los paisajes de Turquía e Irán y el recorrido por Europa.

 

Next

Aventura en Estados Unidos

Me habían contado en la BMW Riders que había una moto en apuros, así que fui a su rescate. Volé a Nueva York y viajé hasta Florida para montar a Lupe la Renegada, una moto española que había caído en un abismo burocrático que impedía que pudiera enviarse por aire, y tenía que viajar por tierra. Así que la conduje desde Miami hasta México DF en un periplo que fue patrocinado por IMM Rent&Tours, 2TMoto y Loaseguro. Al ser invierno, hubo bastantes dificultades con la nieve, pero alcancé en Gran Cañón, me desvié a Las Vegas, alcancé Los Angeles, descendí por Baja California y llegué al DF justo a tiempo para meter a Lupe en una caja y regresar a España.

 

Vídeo final

 

Mapa del recorrido

 

Durante las presentaciones de mi libro “Salí a dar una vuelta”, siempre se levantaba una manita entre el público y uno de los asistentes me preguntaba “¿y ahora qué harás?”. Esta pregunta siempre me ha dado mucha rabia, porque no tengo una respuesta concreta. Tengo planes, pero como los planes tienden a torcerse, y yo siento un estúpido pudor a la hora de reconocer que se tuercen, pues oye, mejor no contar nada y así no hago el tonto. Por eso llamé a esta pequeña aventura “Next” (en inglés, “a continuación”). Era mi pequeña broma interna. La ruta fue muy hermosa: bordeando la Bahía Apalache, conduje en dirección al oeste, llegué al delta del Mississippi, lo seguí durante un par de días y me adentré en el gran centro helado por la Ruta 66 hasta California. De ahí, descendí hacia el sur, crucé desde Baja California al continente de nuevo, y llegué al DF.

 

Material multimedia

   Vídeos de Next

 

Salí a dar una vuelta

Una vuelta al mundo como forma de reinvención de uno mismo

La historia te sonará: Un tipo que lo tiene todo, pero que siente que algo no va bien. “Algún día os voy a dejar a todos con un palmo de narices y montaré un chiringuito en la playa”. Ese era yo. Contra todo pronóstico, cumplí esa amenaza, aunque mi chiringuito resultó ser itinerante. Durante dos largos años di la vuelta al mundo en moto y en solitario: 63 países, 120.000 kilómetros y una búsqueda personal de la felicidad que, el presunto éxito laboral, era incapaz de proporcionarme. Regresé crecido, sin duda, con una visión mucho más elástica de mis límites y de mis capacidades. Pasé hambre, sed, frío, calor, espanté insectos y reí como nunca con muchas personas de muchos países. Una vía iniciática de las que se recorren una vez en la vida.

 

Vídeo final

 

Mapa del recorrido

 

“Salí a dar una vuelta” lo supuso todo. Supuso un cambio radical de vida, eso desde luego. Pero incrementó mis capacidades, me despertó a un mundo que me aterraba y acabó siendo mi amigo. Me ofreció experiencias inolvidables e hizo brotar en mi un profundo sentimiento de conmiseración por el prójimo, hasta tal punto que no concibo ya los viajes sin integrar en ellos un importante componente solidario. Además, el viaje me granjeó gran cantidad de seguidores que soportan mis excentricidades con estoicismo. A ellos también les debo todo.

Material multimedia

   Vídeos de Salí a dar una vuelta

 

Galerías fotográficas

   Galerías de “Salí a dar una vuelta”

 

Comenta o mato un gatito

Suscríbete a mi boletín

De vez en cuando envío correos a mis lectores. Sólo son cosas importantes, casi nunca más de cuatro o cinco veces al año. Si te apetece, puedes darte de alta.
Email
Nombre
Apellido